Almuerzo de calidad, indispensable para un buen rendimiento escolar

Un almuerzo de calidad preparado en casa es insustituible para que niños y adolescentes logren un rendimiento escolar óptimo, señaló Teresa Ivonne Pérez Pérez, jefa del Servicio de Nutrición del Hospital General Regional número 1 “Doctor Carlos Mac Gregor Sánchez Navarro” .

Destacó que el tiempo que transcurre entre el desayuno y la comida es mucho y por ello los menores necesitan contar con alimentos que proporcionen energía al cerebro y al cuerpo, tanto para las funciones cognitivas requeridas en el proceso de aprendizaje, como las necesarias para su desarrollo físico.

La especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) explicó que el propósito del refrigerio escolar es abastecer las kilocalorías, vitaminas, minerales, proteínas, energía e hidratación que niños y jóvenes necesitan para un buen desempeño en las aulas.

LUNCH SALUDABLE GRANDE

Indicó que los mismos grupos de alimentos del Plato del Bien Comer (verduras, frutas de temporada, alimentos con bajo contenido en grasa, cereales de grano entero o integral y agua simple) deben incluirse en el almuerzo en porciones adecuadas a la talla, edad y actividad física de los menores. En promedio, subrayó, quienes cursan primaria requieren mil 200 kilocalorías y los adolescente de mil 600 a dos mil kilocalorías.

La nutrióloga afirmó que lo ideal tanto para menores como adultos es comer cuatro o cinco veces al día con porciones pequeñas para que el organismo las pueda utilizar a través de la actividad continua que se hace a lo largo del día.

Un refrigerio escolar ideal, abundó, es aquel que contiene una porción de fruta (manzana o pera mediana o media taza de otra fruta picada), 100 gramos de verdura, una rebanada de pan (cereal) con otra de queso, jamón de pavo o atún (proteína) y agua natural, fundamental para evitar el consumo de azúcares en jugos o refrescos que conducen a generar sobrepeso u obesidad.

Cuando a los menores se les permite seleccionar las piezas de fruta y verdura y demás alimentos que integrarán su almuerzo semanal, generan su propia dieta, además de desarrollar y consolidar hábitos alimentarios saludables, concluyó.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *