Con el mal aliento inicia la pérdida de dientes

Los restos de alimento y la gingivitis, o inflamación y sangrado de las encías, son los principales causantes del mal aliento, padecimiento que de no ser tratado a tiempo conduce a la pérdida de dientes.

Bárbara Armenta Pérez, estomatóloga de la Unidad de Medicina Familiar número 21, del Instituto Mexicano del Seguro Social, explicó otros factores que originan la llamada halitosis son la mala higiene bucal, prótesis mal ajustadas, amígdalas inflamadas y problemas digestivos.

En el Seguro Social, subrayó, se promueve la concientización entre los derechohabientes hacia una cultura de correcta higiene dental bajo la supervisión de profesionales en la materia, quienes orientan sobre técnicas de cepillado, el uso adecuado del hilo dental y limpieza con ultrasonido cada seis meses para evitar problemas que causen mal aliento.

Para los pacientes diabéticos, hipertensos o embarazadas, destacó que el IMSS brinda atención y programas de acuerdo a su condición de salud.

CARIES GRANDE

Señaló que es común lavarse los dientes de manera incorrecta, pues al cepillarse sólo se cambia el alimento de un lugar a otro. Para evitar esta práctica, Armenta Pérez recomendó la técnica de “barrido”, que consiste en cepillar todas las piezas, incluidas las encías, de arriba hacia abajo y viceversa por todas las caras, en orden de derecha a izquierda, y usar hilo dental.

“Tener mal sabor de boca” al despertar, señaló, es resultado de mala limpieza.

Advirtió que de no corregir estos problemas se desarrolla periodontitis severa que causa pérdida del hueso que soporta a los dientes, provoca que las piezas se aflojen, se pierdan espontáneamente o sea necesario extraerlas.

Agregó que los restos de alimento también facilitan la aparición de caries y bacterias que pasan al torrente sanguíneo, afectan al corazón y a las articulaciones.

Bárbara Armenta Pérez hizo un llamado a que los padres concienticen y eduquen a sus hijos para que acudan al dentista sin necesidad de que tengan caries u otros problemas, porque con revisión y atención oportuna se conserva la salud emocional, física y mental, ya que quienes pierden sus dientes son afectados al disminuir la función masticatoria y estética.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *