Contacto con solventes e insecticidas puede producir anemia aplástica

El contacto con productos químicos de uso cotidiano en el campo, la industria y el hogar puede generar anemia aplástica, un padecimiento que se caracteriza por la incapacidad de la médula ósea para producir apropiadamente los diferentes elementos sanguíneos y que sin tratamiento resulta mortal.

Jorge Vela Ojeda, jefe del Servicio de Hematología de la Unidad Médica de Alta Especialidad “Dr. Antonio Fraga Mouret”, del Centro Médico Nacional La Raza, explicó que la médula ósea es el tejido interno de los huesos que ayuda a formar las células sanguíneas y que al presentar alguna falla propicia sangrados frecuentes, anemia e infecciones.

Comentó que esta enfermedad está asociada al contacto con radiaciones, bencenos e hidrocarburos aromáticos tóxicos presentes en insecticidas, gasolinas, pegamentos, solventes de todo tipo y pinturas. También, dijo, se relaciona con dosis altas de cloranfenicol, el cual se utilizaba como antibiótico, y con infecciones virales como hepatitis, herpes y VIH.

Señaló que también existen causas congénitas, pero en casi 50 por ciento de los casos se desconoce la causa que la originó.

Detalló que los síntomas de la anemia aplástica son fatiga, debilidad y palidez, así como infecciones y sangrados de las mucosas y de la piel.

El especialista señaló que el principal tratamiento para este padecimiento es el trasplante de células progenitoras hematopoyéticas o células madre, pero debido a que sólo tres de cada 10 pacientes van a tener un donador familiar compatible, los otros siete se deben someter a un proceso inmunosupresor a través de fármacos.

Subrayó que ocho de cada 10 pacientes trasplantados y seis de cada 10 con tratamiento inmunosupresor se cura de manera definitiva.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *