Hipertensión, arteroesclerosis y obesidad pueden provocar crecimiento del corazón

El corazón es el órgano encargado de bombear vida a todo el cuerpo y, por esta razón, cuando una persona sin causa aparente sufre falta de aire al mínimo esfuerzo o taquicardias súbitas, es probable que se padezca hipertrofia cardiaca.

Juan Clavellina Rosas, jefe de la Unidad Coronaria del Hospital de Cardiología del Centro México Nacional Siglo XXI, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), explicó que se trata de un problema de salud ocasionado por el crecimiento del músculo cardíaco, un aumento en el grosor de las paredes del corazón, debido a que éste tiene que trabajar con mayor fuerza.

Añadió que el corazón es un músculo cuya función es bombear sangre, por lo que se ejercita como tal y puede crecer, como los músculos de los brazos y piernas cuando son expuestos a una fuerza mayor de la habitual.

Entre las causas de este esfuerzo extra, dijo, destaca la hipertensión arterial, la ateroesclerosis, la obesidad y la estenosis aórtica, o estrechez de la apertura de la válvula que regula el paso de la sangre al resto del cuerpo. La hipertrofia puede ocurrir en ambos ventrículos cardiacos, pero la más común es la hipertrofia ventricular izquierda, subrayó.

El cardiólogo del Seguro Social señaló que también puede estar relacionada con la práctica de deporte de alto rendimiento, o de manera extrema y por largo tiempo, sobre todo triatlón.

Agregó que son los hombres mayores de 40 años quienes más padecen esta enfermedad, pero las mujeres se acercan peligrosamente al grupo masculino por el consumo de tabaco, alcohol, la obesidad y el sedentarismo.

Destacó que esta afectación en el corazón se puede combatir, siempre y cuando se detecte en su etapa temprana. El tratamiento, comentó, busca en primer lugar evitar que el corazón siga creciendo y luego, a largo plazo, reducir su tamaño. Hizo hincapié en que cuando la enfermedad está muy avanzada se presenta insuficiencia cardiaca y debe considerarse la posibilidad de un trasplante.

El especialista recomendó acudir a un chequeo médico al menos una vez al año, sin importar edad ni género, aun cuando la persona se considere sana, abandonar la vida sedentaria, vigilar el peso corporal y, en caso de presentar diagnóstico de hipertensión, cumplir con la medicación indicada.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *