La leucemia infantil es curable en muchos casos

Aunque hace 50 años la leucemia aguda infantil era mortal, hoy es más controlable e incluso curable gracias a las investigaciones de las últimas cinco décadas, expuso Jorge Alfonso Martín Trejo, pediatra adscrito al Servicio de Hematología del Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI.

El especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) señaló que la leucemia aguda, el tipo de cáncer más común en los niños, es menos letal que la que se presenta en los adultos, ya que los menores tienen mejor tolerancia a las quimioterapias.

Refirió que este padecimiento se caracteriza por la proliferación anormal de células inmaduras originadas en la médula ósea, capaces de invadir cualquier región del cuerpo, lo que provoca falla orgánica y la muerte como consecuencia.

Añadió que esta enfermedad puede presentarse en cualquier edad pediátrica, pero es más frecuente en tres picos de edad: entre los dos y los cinco años, entre los ocho y nueve años y entre los 14 y 15 años.

Martín Trejo indicó que los síntomas son diversos, entre ellos palidez y fiebre ligera que no se controla con medicamentos y dolor articular de miembros inferiores como tobillos, rodillas y muñecas. Si las células malignas han infiltrado otros órganos, como hígado, bazo y gánglios, éstos pueden estar crecidos y el abdomen abultado, o presentarse masas tumorales en cuero cabelludo, piel, testículos y globos oculares, dijo.

Precisó que debido la falta de glóbulos blancos y plaquetas también se presentan infecciones leves y graves, así como sangrados en piel, encías, orina, evacuaciones, cabezay pulmones.

Comentó que siete de cada diez casos de la leucemia infantil aguda son del tipo linfoblástico o de bajo riesto, cuyos pacientes tienen 90 por ciento de probabilidades de ser controlados y con una tasa de curación de hasta 70 por ciento, en tanto que los tres menores que presentan leucemia mieloblástica, o de alto riesgo, sólo logra sobrevivir 50 por ciento hasta cinco años.

Añadió que el tratamiento, que se basa en quimioterapia, generalmente tiene una duración de dos a tres años, dependiendo de qué tan agresiva sea la enfermedad, al que le sigue un periodo de vigilancia de entre cuatro y siete años, por lo que el plazo para hablar de curación es de siete a diez años.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *