Inflamación dura que no cede en dos meses, podría ser cáncer

Una aparente e inofensiva inflamación en cuello, axilas, ingles o detrás de las orejas podría ser síntoma de linfoma de Hodgkin y causa de muerte si no se atiende a tiempo, advirtió Ramiro Espinosa, del Departamento de Oncología del Instituto Nacional de Cancerología.

El especialista explicó que este padecimiento es un cáncer del tejido linfático que se encuentra en sitios como ganglios, bazo, hígado y médula ósea y el síntoma principal de su presencia es la inflamación indolora y dura que crece de manera excesiva.

Comentó que otros síntomas comunes son fiebre superior a 38 grados, pérdida inexplicable de peso de aproximadamente 10 o más  kilos en un lapso de dos a seis meses y sudoración excesiva durante las noches.

Ramiro Espinosa destacó que esta enfermedad de la sangre se origina en la médula ósea y viaja hacia otros órganos, y que por lo general la padecen los adultos, aunque también se han presentado casos en niños.

Comentó que los malestares pueden no causar gran problema, por lo que hay personas que viven con ellos durante años y únicamente toman antinflamatorios.

Esta enfermedad, destacó, es curable cuando se detecta y diagnostica a tiempo. Recomendó acudir al especialista si se detecta la presencia de una inflamación “dura como piedra” en las zonas linfáticas del cuerpo por más de dos meses, para que realice el diagnóstico. Hizo hincapié en que no se debe recurrir a la automedicación ni asistir con médicos con poca experiencia porque esto puede retrasar la atención especializada y terminar en un problema grave de salud.

Refirió que el tratamiento por lo general es con quimioterapia y, si es necesario, también con radioterapia.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *