Mujeres embarzadas con VIH pueden evitar el contagio a sus hijos

Con un tratamiento oportuno, las mujeres embarazadas portadoras del VIH SIDA pueden evitar que sus hijos nazcan enfermos, aseguró Ricardo Figueroa Tapia, médico adscrito al Servicio de Infectología del Instituto Nacional de Perinatología.

En entrevista para México Médico, el especialista sostuvo que 90 por ciento de los niños que viven con VIH lo adquirieron en la etapa perinatal, es decir, dentro del útero de la madre, al momento del nacimiento o durante la lactancia, por lo que todas las mujeres embarazadas deben realizarse la prueba de detección de esta enfermedad.

Detalló que en el sector salud se realiza a esta población una prueba rápida, de escrutinio, que toma entre 15 y 20 minutos, en gotas de sangre o una muestra de saliva. Si resulta positiva, se llevan a cabo dos exámenes de diagnóstico estandarizado, o prueba ELISA, y si también arrojan un resultado afirmativo, se realiza un tercer examen confirmatorio.

Señaló que para evitar el contagio del niño, la madre debe iniciar un tratamiento con medicamentos contra el VIH, para controlar el proceso de replicación del virus en su sangre. Comentó que estos medicamentos actúan a nivel genético por lo que, en un primer momento, existía temor de afectar el desarrollo del niño, sin embargo ya está comprobado que son seguros y reducen el riesgo de transmisión en 60 por ciento si se administran en la primera mitad del embarazo.

También, dijo, se debe evitar el parto vaginal y programar una cesárea antes de que inicie el trabajo de parto y limitar la alimentación al seno.

Con estas tres medidas, aseguró, a nivel nacional la probabilidad de infección de una madre a su hijo es de tres por ciento, “quiere decir que de cien mujeres que nosotros tratamos, 97 cuando menos sus hijos nacerán no infectados, sanos”.

Destacó que en el caso del Instituto Nacional de Perinatología, la tasa de transmisión vertical, como también se le denomina, es menor todavía, al alcanzar apenas uno por ciento.

El especialista informó que en esta institución se realizan las pruebas de diagnóstico de manera gratuita a las pacientes, en tanto que las no derechohabientes pueden acudir a la Clínica Condesa y a los Centros Ambulatorios de Prevención y Atención en SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual (CAPASITS).

Señaló que en caso de acudir al sector privado, las mujeres pueden solicitar al médico la realización de la prueba, cuyo costo aproximado es de 200 pesos.

Recomendó a las mujeres embarazadas aprovechar el control prenatal para realizarse la prueba de detección del VIH y, en caso de resultar positiva, iniciar el tratamiento y realizar las estrategias necesarias para tener como resultado un niño sano.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *