Evitan médicos mexicanos amputaciones por cáncer

Se estima que en México cada año hay alrededor de dos mil pacientes que desarrollan sarcomas de tejidos blandos, un tipo de cáncer que en 60 por ciento de los casos se localiza cerca de las extremidades, aunque también puede presentarse en tórax, abdomen, cabeza y cuello.

El principal síntoma de esta enfermedad es la formación de una protuberancia alrededor del brazo o la pierna, pero debido a que en fases tempranas los síntomas son inciertos, los pacientes llegan al hospital hasta que el tumor se encuentra en fase avanzada. Por esta razón, en muchas ocasiones el único método de control es la amputación de la extremidad.

Sin embargo, especialistas del Instituto Nacional de Cancerología (INCAN) y del Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío, ambos de la Secretaría de Salud, realizan la técnica denominada “perfusión aislada de la extremidad”, capaz de extirpar el tumor canceroso sin poner en riesgo la extremidad del paciente, lo que retrasa o evita la discapacidad en adultos en edad productiva.

La Secretaría de Salud explicó que esta cirugía es de alta especialización y consiste en aislar la circulación sanguínea de la extremidad donde se encuentra el tumor del resto del cuerpo, aplicar un agente biotecnológico conocido como factor de necrosis tumoral y altas dosis de quimioterapia. De esta manera, dijo, se reduce el tamaño del tumor y se facilita su extracción en una segunda cirugía.

Informó que esta técnica ha permitido preservar la extremidad en 84 por ciento de los pacientes con este tipo de cáncer, cuando anteriormente la única opción era la amputación.

Luis Alberto Tavares de la Paz, cirujano oncólogo adscrito al Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío, comentó que este procedimiento quirúrgico requiere de médicos cirujanos oncólogos entrenados e infraestructura quirúrgica de primer nivel.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *