Reduce lactancia riesgo de osteoporosis

La lactancia materna reduce en la madre del recién nacido el riesgo de desarrollar enfermedades como osteoporosis, porque cada vez que alimenta a su hijo se fija el calcio en huesos, afirmó María Guadalupe Carrillo Mares, del Servicio de Lactancia Materna del Hospital de la Mujer.

Comentó que se tiene la falsa creencia de que la lactancia produce un desgaste óseo y, por el contrario, la paciente tiene menos posibilidad de osteoporosis, además de que también se reduce el riesgo de cualquier tipo de cáncer, sobre todo de mama y útero.

La especialista recordó que la leche materna contiene vitaminas, minerales, grasas, azúcares y todos los nutrientes que requiere el recién nacido para su óptimo desarrollo, incluso si es prematuro, además de una sustancia llamada inmunoglobulina que fortalece el sistema inmune y si se enferma, los síntomas y el tiempo que tarda en recuperarse son menores.

Detalló que esta práctica también proporciona beneficios afectivos, porque se fortalece el vínculo madre-hijo, “es el momento del apapacho, de que la madre le platique, lo toque y mime”.

Refirió que la leche materna debe ser el alimento exclusivo en los niños hasta los seis meses de edad, sin agua, té o cualquier otro líquido, y después debe complementarse con alimentos y suspenderse a los dos años de edad, etapa en la que se fortalecen sus defensas.

Para una buena calidad de leche materna, recomendó a la madre desayunar, comer y cenar de forma balanceada y, entre cada comida, tomar un yogurt, una ración de fruta u otra colación.

Señaló que uno de los mitos sobre esta práctica es que con el tiempo la leche materna pierde sus propiedades, lo que resulta falso pues al provenir de la sangre mantienen todos los componentes nutricionales.

También es falso que el bebé no se “llene” con esta leche porque piden alimento cada 20, 30 o 60 minutos. Lo que pasa, dijo, es que es muy ligera y en cuanto llega al estómago del menor se absorben los nutrientes.

Otros mitos alrededor de la lactancia materna es que provoca la flacidez de los senos, dolor de cabeza y anemia en la madre. Ninguna de estas cosas es verdad, aseguró.

Explicó que la leche materna atraviesa por diferentes etapas: el calostro, que dura siete días; la leche transicional, que dura otros siete días, y la madura, que permanece hasta que se suspende la lactancia. En cada periodo contiene la cantidad de nutrientes que requiere el bebé según su edad.

Indicó que la combinación de la lactancia con líquidos como el té e incluso leche de fórmula antes de los seis meses puede ocasionar problemas de salud como inflamación de los intestinos, porque su organismo no está preparado ni maduro para recibir ese tipo de sustancias.

Finalmente, comentó que las madres que lactan deben evitar la ingesta de café, chocolate, bebidas alcohólicas y refrescos, sobre todo de cola, por ser estimulantes que impiden el buen descanso del bebé.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *