Ver TV antes de dormir puede provocar trastornos del sueño en niños

Los menores de edad no deben ver la televisión una hora antes de dormir, ya que la pantalla propicia una estimulación luminosa ocular y auditiva que los pone en estado de alerta, lo que puede generarles problemas de sueño.

Matilde Ruiz, jefa del Servicio de Neurología del Instituto Nacional de Pediatría (INP), indicó que también puede dificultarse el descanso si los niños ingieren tiempo antes de ir a la cama estimulantes naturales como café, chocolate o refresco, así como algunos medicamentos.

En un comunicado, la Secretaría de Salud refirió que una tercera parte de los niños menores de seis años presenta algún trastorno del sueño, que se manifiesta con dificultad para dormir y despertares nocturnos.

La especialista explicó que la mayoría de estos padecimientos se debe a patrones inadecuados de crianza e higiene del sueño, como el sueño fragmentado, en el que el menor despierta por completo cada que termina una fase de sueño, que es de aproximadamente 90 minutos, lo que por lo general se debe a la costumbre de dormir con los padres.

Señaló que también hay casos de reflujo gastroesofágico, infecciones respiratorias y amígdalas crecidas que ocasionan ronquido y despertares con susto y, en ocasiones, con falta de respiración.

La especialista recordó que los menores de un año deben dormir de 12 a 14 horas, los prescolares de 10 a 12 horas y los escolares 10 horas.

Agregó que las alteraciones en la cantidad y calidad de sueño ocasionan deficiencia en la liberación de hormonas como la del crecimiento, cansancio crónico, irritabilidad, mal humor, somnolencia, alteraciones en los procesos de atención y, en consecuencia, problemas de aprendizaje.

Sugirió a los padres establecer una rutina que permita al organismo ir apagando el sistema de alerta, como una hora fija para dormir, actividad diaria suficiente que fatigue al niño, cena ligera sin estimulantes, baño largo y caliente, luz tenue y apagar los aparatos electrónicos una hora antes de ir a la cama.

Mencionó que un niño con algún trastorno de sueño debe ser atendido por un profesional, el cual deberá identificar las causas, proporcionar una estrategia educativa y nunca prescribir inductores de sueño.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *